Buscador

Buscas algo?

Estos son los últimos especímenes llegados a nuestra redacción

0

Smilodon es el nombre de un antiguo género de felinos, que vivieron tanto en América del Norte como en la del centro y Sur, entre hace 2,5 millones a 10,000 años antes del presente, y fue pa...

Historia:

El término Smilodon significa "Dientes de Sable", descripción muy apropiada debida a sus enormes colmillos, que usaba para perforar el cuello de sus víctimas, como por ejemplo caballos, ciervos y crías e individuos jóvenes de mamut y mastodonte. También son llamados popularmente Tigres Dientes de Sable, una clasificación no rigurosa puesto que pertenecen a géneros diferentes de felinos (el tigre es parte del género Panthera). Los primeros vestigios conocidos de Smilodon proceden de Estados Unidos y tienen dos millones y medio de años. Se trata de la especie Smilodon gracilis, bastante más pequeña y ligera que sus descendientes, y que se cree que a su vez provenía del felino dientes de sable Megantereon, difundido por Eurasia y África y que pasó a Norteamérica a través del puente de hielo que comunicaba ocasionalmente Alaska con Siberia. Smilodon gracilis evolucionó paulatinamente hacia la especie Smilodon fatalis, la más conocida, y de la que se han encontrado decenas de esqueletos completos en los depósitos de Rancho La Brea, en Los Ángeles. Hace un millón de años, Smilodon fatalis colonizó América del Sur y allí dio lugar a otra especie, Smilodon populator, la más grande del género, que tenía el tamaño de un tigre actual. Ocasionalmente se habla también de las especies Smilodon floridanus y Smilodon californicus, pero se tiende a considerarlas como subespecies de Smilodon fatalis. La técnica de caza usada por Smilodon y otros felinos dientes de sable ha traído de cabeza a los paleontólogos durante mucho tiempo. La extrema longitud de los colmillos superiores (hasta 18 cm. en Smilodon populator) comportaba el riesgo de que se partieran durante el forcejeo con las grandes presas de que se alimentaban. Tras sugerirse muchas posibilidades (entre ellas la de que servían para "apuñalar" el cuello de las víctimas, para luego simplemente dejarlas desangrándose), la mayoría de los científicos piensa hoy que tales colmillos sólo daban el golpe de gracia final, después de haber inmovilizado a la víctima en el suelo con sus robustas patas anteriores. El hallazgo de individuos con fracturas cicatrizadas o señales de enfermedad en Rancho La Brea invita a pensar que al menos Smilodon fatalis vivía en manada y tenía cierta tolerancia por los individuos lisiados del grupo. La caza cooperativa les permitió, al igual que hacen hoy los leones, abatir presas mucho mayores que ellos mismos. Smilodon fatalis y Smilodon populator desaparecieron al final de la última glaciación, hace unos diez mil años, junto con muchos grandes mamíferos. Los cambios climáticos y la llegada de nuestra especie a América poco antes pudieron ser algunas de las razones que les llevaron a la extinción. El representante argentino del género fue Smilodon bonariensis, descubierto por primera vez por el paleontólogo doctor Francisco Muñiz en la localidad de Moreno, a orillas del Río de las Conchas (actual Río Reconquista). En apariencia, S. bonariensis pobló toda la región pampeana. Incluso se han encontrado restos en excavaciones efectuadas en lugares tan extraños como el barrio de Belgrano. Este félido tenía un tamaño variable, dependiendo de la especie, rondaba los 80 - 200 kg y 1.70 - 2.0 m de largo, 70 - 120 cm de ancho. Tenía patas cortas en relación a su cuerpo, pero era más resistente que los félidos actuales. Algunos ejemplares muestran fracturas curadas, de lo que se deduce que vivían en manada como los leones, pues es caso contrario habrían muerto de inanición. Sus presas serían Mesohippus, jóvenes mamuts, osos bulldog pequeños, ciervos, osos perezosos, cerdos y otros amimales. Una gran manada sería capaz de abatir presas mayores, con colmillos de hasta 18 cm podían intimidar a sus enemigos. Es inverosímil creer que estos felinos usasen sus colmillos para apuñalar a sus presas, porque estos dientes eran demasiado frágiles. También se requeriría demasiada fuerza para hundir los dientes en la carne, y cualquier movimiento de la presa le rompería los dientes al felino. También se ha propuesto que los Smilodon utilizaban sus colmillos para arrancar grandes pedazos de carne de sus presas y esperar a que estas se desangrasen, pero en una era donde existían otros carnívoros de gran tamaño, la competencia era muy alta y la espera hasta que el animal herido muriese desangrado facilitaría que otros carnívoros del vecindario se apoderasen de la presa. Otra versión nos dice que los Smilodon usaban sus alargados colmillos para separar la espina dorsal, como muchos gatos modernos, pero si los colmillos llegasen a golpear el hueso, estos se podrían romper


Comentarios


Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.